Centro Odontológico Alcobendas

Dentista en Alcobendas: cuidamos tu sonrisa y salud bucal

Centro Odontológico Alcobendas

Dras. Gordillo & Fernández

Tus dentistas en Alcobendas cuidando siempre de ti. Cuando se trata de la salud bucal, es crucial contar con dentistas confiables que cuiden de nuestros dientes y encías. En Alcobendas nuestro equipo de profesionales de la salud bucodental te brindará servicios excepcionales para mantener tu sonrisa radiante y una salud bucal plena. Porque tu sonrisa es nuestra prioridad.

Experiencia

Disponemos de 15 años de experiencia en el sector bucodental ayudándote a lucir tu mejor sonrisa

Amabilidad

Con nosotros te sentirás como en casa, te explicaremos todo lo necesario para tu tranquilidad

Tecnología

Disponemos de los últimos avances tecnológicos en odontología aportando un tratamiento más preciso y eficaz.

Nuestros tratamientos

Aquí encontrarás los tratamientos que brindamos en el Centro Odontológico Alcobendas para el cuidado de tu salud bucal. Te invitamos a explorar nuestros servicios respaldados por profesionales con dilatada experiencia. En el Centro Odontológico Alcobendas tu sonrisa es nuestra prioridad.

Conoce a las Dras. Gordillo & Fernández

Doctora de centro odontológico Alcobendas

Dra.
Alicia Fernández

Odontóloga

Número de colegiado: 

28005835

Dra.
Marisol Gordillo Prado

Médico estomatóloga

Número de colegiado: 

28003714

Nuestro equipo te ofrecerá un servicio multidisciplinar de la odontología con profesionales expertos en cirugía, ortodoncia, prostodoncia y odontología general. Somos un equipo de 12 profesionales con un claro objetivo: ofrecer un servicio de la más alta calidad con un trato cercano y familiar.

Localización

Opiniones de nuestros clientes

Carlos Mateos Fonseca
Carlos Mateos Fonseca
2023-01-12
Me han hecho una revisión, limpieza, perlado y un tratamiento de blanqueamiento dental. Trato perfecto, muy cercanas y profesionales. De 10.
Jose Nuñez
Jose Nuñez
2022-04-26
Super profesionales y un trato inmejorable, se toman el tiempo necesario para explicarte al detalle los procedimiento a realizar. Gran clínica y mejores odontólogo. Gracias totales
Xrpm Blanca
Xrpm Blanca
2022-03-15
Me a encantado
Raquel Sánchez
Raquel Sánchez
2020-12-29
Muy buena atención, todo el protocolo covid correcto. Los dentistas son muy profesionales y atentos Muy contenta con la clínica!! Recomendable 100%
Ilse Topper
Ilse Topper
2019-07-18
Muy profesionales y buen trato, estoy muy contenta. Muchas gracias a todo el equipo!
robinson moises torres jimenez
robinson moises torres jimenez
2019-06-19
Excelente equipo de profesionales, gracias por la atención.

Preguntas frecuentes

En muchos países de habla hispana, la diferencia entre un dentista y un odontólogo es simplemente una cuestión de terminología regional. Ambos términos se utilizan para referirse al profesional de la salud dental que se encarga del diagnóstico, tratamiento y prevención de enfermedades y problemas relacionados con la cavidad oral y los dientes.

Sin embargo, en algunos lugares, puede haber una distinción sutil entre ambos términos:

  1. Dentista: El término “dentista” es más comúnmente utilizado en América Latina y algunas otras regiones. Se refiere a un profesional de la odontología con una formación universitaria en esta área. Los dentistas están capacitados para llevar a cabo procedimientos dentales como limpiezas, obturaciones, extracciones y tratamientos de conducto, entre otros.

  2. Odontólogo: En algunos países de España, y en menor medida en otros lugares, el término “odontólogo” es más frecuente. Este término también se refiere a un profesional de la odontología con la misma capacitación y funciones que un dentista.

En resumen, tanto “dentista” como “odontólogo” son términos utilizados para describir a los profesionales de la odontología que cuidan de la salud dental de las personas. La elección de uno u otro término puede variar según la región y las preferencias locales.

En algunos países, especialmente en América Latina, se puede establecer una distinción entre un “odontólogo” y un “cirujano dentista” en función de su formación y especialización:

  1. Odontólogo: Un odontólogo es un profesional de la odontología que ha completado una licenciatura en odontología. Su formación se enfoca principalmente en el diagnóstico, prevención y tratamiento de enfermedades y problemas dentales. Los odontólogos están capacitados para realizar procedimientos dentales generales, como limpiezas, obturaciones, endodoncias y prótesis dentales.

  2. Cirujano Dentista: Un cirujano dentista, por otro lado, es un profesional de la odontología que ha obtenido un título de cirujano dental o maxilofacial. Su formación incluye estudios avanzados en cirugía oral y maxilofacial, lo que les permite realizar procedimientos quirúrgicos más complejos relacionados con los huesos, tejidos blandos y estructuras faciales. Algunas de las cirugías que pueden realizar incluyen extracciones de dientes impactados, implantes dentales, reconstrucción facial y cirugía ortognática.

Es importante destacar que estas diferencias pueden variar según el país y la legislación vigente en cada lugar. En algunos países, los términos “odontólogo” y “cirujano dentista” pueden ser utilizados indistintamente para referirse a los profesionales de la odontología, mientras que en otros, se pueden distinguir las especialidades según la formación y la certificación. Siempre es recomendable verificar las regulaciones y definiciones específicas en el contexto local.

Existen varias razones por las cuales tus dientes pueden picarte. Aquí hay algunas posibles causas:

  1. Sensibilidad dental: La sensibilidad dental es una causa común de picazón en los dientes. Esto puede ocurrir cuando la capa externa protectora del diente, llamada esmalte, se desgasta o se vuelve más delgada, exponiendo la dentina sensible debajo. La dentina contiene pequeños túbulos que conectan los nervios dentales con el exterior, lo que puede hacer que sientas picazón o dolor al consumir alimentos o bebidas calientes, frías, dulces o ácidas.

  2. Caries dentales: Las caries son daños permanentes causados por bacterias que descomponen el esmalte y la dentina del diente. Cuando una caries está presente, puede provocar picazón, dolor o sensibilidad en el área afectada.

  3. Enfermedad de las encías: La enfermedad periodontal o de las encías puede provocar picazón en las encías y a lo largo de la línea de las encías. La acumulación de placa bacteriana puede irritar las encías y causar inflamación.

  4. Bruxismo: El hábito de apretar y rechinar los dientes, conocido como bruxismo, puede dañar el esmalte dental, lo que lleva a la sensibilidad y la picazón en los dientes.

  5. Restauraciones dentales desgastadas: Si tienes empastes, coronas o carillas dentales que están desgastados o dañados, es posible que sientas picazón o sensibilidad en esos dientes.

  6. Consumo de alimentos ácidos o abrasivos: Comer alimentos ácidos o demasiado duros puede dañar el esmalte dental y causar picazón o sensibilidad.

Si estás experimentando picazón en los dientes de manera persistente o acompañada de dolor, es importante que consultes a un dentista. Un profesional de la odontología podrá realizar un examen para determinar la causa subyacente y recomendarte el tratamiento adecuado para aliviar tus síntomas. Además, mantener una buena higiene bucal y visitar al dentista regularmente para chequeos y limpiezas ayudará a prevenir problemas dentales y mantener tus dientes y encías saludables.

 

Si tienes un diente picado, es importante tomar medidas para evitar que el problema empeore y buscar atención dental lo antes posible. Aquí te indico qué hacer:

  1. Cita con el dentista: Lo primero que debes hacer es programar una cita con tu dentista lo antes posible. El dentista evaluará la condición de tu diente y te proporcionará el tratamiento adecuado para resolver el problema.

  2. Evita alimentos y bebidas extremadamente calientes, fríos, dulces o ácidos: Si tienes sensibilidad o dolor debido al diente picado, es recomendable evitar alimentos y bebidas que puedan agravar el malestar.

  3. Mantén una buena higiene bucal: Asegúrate de cepillar tus dientes dos veces al día con un cepillo de cerdas suaves y usar hilo dental para limpiar entre los dientes. Esto ayudará a prevenir la acumulación de placa y bacterias alrededor del diente picado y en otras áreas de la boca.

  4. Enjuague bucal con agua salada: Si tienes alguna irritación o inflamación alrededor del diente picado, puedes hacer enjuagues bucales con agua tibia y sal para ayudar a reducir la inflamación y mantener la zona limpia.

  5. Evita el consumo de alimentos duros y pegajosos: Mientras esperas la cita con el dentista, evita masticar alimentos duros o pegajosos que puedan ejercer presión sobre el diente picado y empeorar el daño.

  6. Analgésicos de venta libre: Si sientes dolor, puedes tomar analgésicos de venta libre siguiendo las indicaciones del prospecto o las recomendaciones de un profesional de la salud.

Recuerda que estas son medidas temporales y no reemplazan la visita al dentista. El tratamiento adecuado dependerá de la gravedad del daño en el diente. Solo un dentista podrá brindarte el diagnóstico preciso y recomendarte el tratamiento más adecuado para solucionar el problema y preservar la salud de tu diente. No dejes de buscar atención profesional para evitar complicaciones a largo plazo.

La elección entre una incrustación dental y una corona depende de la condición específica del diente y del tipo de restauración que se necesita. Ambos tratamientos tienen sus ventajas y se utilizan para reparar y fortalecer dientes dañados, pero sus aplicaciones son diferentes:

  1. Incrustación dental (Inlay o Onlay):

    • Las incrustaciones dentales son restauraciones más conservadoras que las coronas. Se utilizan cuando la estructura del diente está dañada, pero aún queda una cantidad significativa de diente sano.
    • Las incrustaciones se fabrican fuera de la boca, generalmente en cerámica o composite, y luego se adhieren al diente dañado para restaurar su forma y función.
    • Son adecuadas para casos en los que la caries o el daño no ha afectado la parte central del diente, donde se encuentra la pulpa dental (nervio).
    • Las incrustaciones son una opción más conservadora en comparación con las coronas, ya que requieren menos desgaste del diente natural.
  2. Corona dental:

    • Las coronas dentales cubren completamente el diente dañado o debilitado desde la parte superior hasta la encía. Se utilizan cuando el diente tiene una cantidad significativa de daño o debilitación que una incrustación no sería suficiente para reparar.
    • Las coronas se pueden hacer de diferentes materiales, como cerámica, porcelana, metal o combinaciones de estos. La elección del material depende de la ubicación del diente en la boca y las preferencias del paciente.
    • Las coronas proporcionan una mayor protección y soporte al diente, especialmente en casos de caries extensas, fracturas o después de un tratamiento de conducto.
    • El proceso de preparación para una corona generalmente implica desgastar más del diente natural en comparación con una incrustación.

En resumen, una incrustación dental es más adecuada cuando el daño en el diente es más limitado y aún hay suficiente estructura dental sana para conservar. Por otro lado, una corona dental es preferible cuando el diente tiene un daño más extenso y necesita una mayor protección y refuerzo. La decisión entre una incrustación y una corona será tomada por el dentista después de evaluar la condición de tu diente y tus necesidades específicas. Es importante seguir las recomendaciones de tu dentista para obtener el mejor tratamiento para tu situación dental.

La curación de una carie entre dos dientes generalmente se realiza a través de un procedimiento conocido como obturación interproximal o empaste interdental. Aquí te explico el proceso:

  1. Evaluación dental: Lo primero es programar una cita con tu dentista para que examine el área afectada. El dentista utilizará instrumentos especiales y radiografías para determinar el tamaño y la profundidad de la carie.

  2. Anestesia local: Antes de comenzar el procedimiento, el dentista aplicará una anestesia local en la zona para adormecer la zona y evitar cualquier molestia o dolor durante el tratamiento.

  3. Remoción de la carie: Una vez que la zona esté adormecida, el dentista utilizará instrumentos dentales para remover completamente la carie y limpiar la zona afectada. Esto implica retirar el tejido dental dañado para preparar el diente para la restauración.

  4. Preparación del diente: Después de remover la carie, el dentista preparará el diente para recibir la obturación interproximal. Esto puede implicar darle una forma adecuada para que el empaste se adhiera de manera segura al diente.

  5. Colocación del empaste: La obturación o empaste se coloca en la cavidad resultante de la remoción de la carie. El empaste es un material dental, generalmente resina compuesta, que se ajusta al color del diente y se adhiere firmemente a la estructura dental preparada.

  6. Pulido y ajuste: Una vez que el empaste está en su lugar, el dentista lo pulirá y ajustará para asegurarse de que se ajuste correctamente al diente y que la mordida sea adecuada.

  7. Verificación y seguimiento: Finalmente, el dentista verificará que el empaste esté bien colocado y se asegurará de que la mordida sea cómoda. Te proporcionará instrucciones sobre cuidados posteriores y la importancia de mantener una buena higiene bucal para prevenir futuras caries.

Recuerda que es esencial acudir al dentista regularmente para chequeos y limpiezas dentales, lo que ayudará a detectar y tratar caries a tiempo, evitando complicaciones mayores. Una vez que la carie es tratada con una obturación interproximal, el diente debe recuperar su función normal y prevenir el avance de la carie.

¿Necesitas ayuda?
Ir al contenido